Ampliando la alegría en nuestro hogar

PRESENTAMOS A MATILDA! …

Es tiempo que trae consigo la esperanza de algo nuevo, creando momentos de regocijo para nuestra familia con amor y responsabilidad, promoviendo un ambiente en cual todos nos sintamos respetados. Así es como en este blog presentamos a Matilda la nueva integrante de nuestra familia!

Llegar a casa es saber que unos minutos de atención pueden hacer un mundo de diferencia.
Sí, así es como sucede, ellos corren rumbo a la puerta y se lanzan sobre nosotros y la entusiasta bienvenida es disfrutada por todos, a ellos les encanta y en lo personal me divierte mucho la escena.

Abrazos y besos, formas sencillas pero muy poderosas, es hacerles saber que son valorados y queridos.
Después del saludo con efusiva alegría, todos necesitamos un poco de tiempo para relajarnos. La relajación en sí misma es una prioridad y la hemos incluido en nuestra rutina diaria.

Por ejemplo, la risa es la mejor forma de liberar estrés y también es la mejor forma de conectarnos entre nosotros para disfrutar de un hogar en calma y feliz.

En toda familia hay internamente ciertas bromas, palabras o miradas que provocan que todos nos riamos. Todos sabemos que el hogar es donde está el corazón, por ello, crear momentos alegres, dar espacio a cada integrante, desarrollar hábitos de relajación y reír, son el complemento ideal para vivir en un hogar feliz. 

Aun cuando el mundo exterior está inmerso en caos, nosotros podemos lograr paz interior y por consiguiente brindarla en nuestro hogar, porque la paz interior es totalmente independiente de las circunstancias externas. 

Este equilibrio lo logramos enfocándonos en las necesidades más profundas, las necesidades del alma. Porque mientras el cuerpo busca lo transitorio, el alma desea significado.
La clave es enfocar nuestras metas, porque nuestra alma no se rendirá. Nunca.

Así una vez más saboreamos el sentido de la felicidad compartida.
Gracias Matilda por habernos esperado, por elegirnos y formar parte de nuestras vidas!