Armonía y simplicidad

EN LA SENCILLEZ DEL PENSAMIENTO …

Todo tiene una fuente donde se encuentra el significado, la clave consiste en permitirnos ir más allá de nuestra precepción de la realidad.

Nuestras emociones y nuestra consciencia se basan en la memoria, lo importante es adquirir recuerdos que tienen significado, porque en nuestro interior descubrimos la fortaleza para afrontar un mundo en el que todo tiene un propósito.

Por ejemplo, al resolver un conflicto interiormente, este no sucumbe a los dominios del tiempo y el espacio, porque encuentra la armonía en un plano atemporal. Entonces nos damos cuenta de que ningún elemento externo nos afecta, porque no tenemos necesidad de ingresar en los ciclos del tiempo y espacio para resolverlo.

Todo movimiento materializado es provocado por algo que nace en lo interior, por ello la forma de resolverlo es solo posible en el lugar exacto en el cual fue generado.

Mientras no comprendas este concepto llevándolo a la práctica, te provocará infinidad de acciones y reacciones que te conducirán a diferentes situaciones, hasta que llegues a la resolución interior del conflicto.

Pero no hay crecimiento sin atravesar un proceso, por ello cuanto más dispuestos estemos a vivir ese proceso y delinearlo con un plan de trabajo sobre nosotros mismos, mayor será el resultado que obtendremos.

Debemos primero existir para luego poder desarrollar nuestra individualidad. Así como este mes, seamos puente que conecta, une y establece una relación entre dos puntos distantes atrayendo la unicidad en todas las cosas.

La armonía y simplicidad se enraízan en la sencillez del pensamiento. Cada uno a cada paso tiene su propio desafío y prueba que superar, y reconocer la enseñanza y el valor del camino es saber que la persona que somos en el día de nuestra muerte es la máxima declaración posible sobre nosotros mismos.